La inteligencia digital en el “arte”.

MARINA TAVIRA

¿Puede la inteligencia artificial producir arte? Cuándo una máquina es el autor, ¿qué efecto tiene eso en nuestra percepción del arte? Si mezclamos aquello digital con aquello analógico, ¿sigue siendo arte? Y en caso de que sí, ¿de quién es el mérito, del autor o la tecnología utilizada?

Quizá jamás llegue a saber la respuesta a estas preguntas, ya que para ello necesitaría definir lo que el arte es. Sin embargo me gustaría presentar distintas maneras de producir lo que hoy entenderíamos como “arte”. Así que impulsada por estas, empezaré hablando sobre el fotógrafo James Balog.

Dicho fotógrafo, desafiando lo que llamaríamos “autoría” de una fotografía, decidió registrar el derretimiento de glaciares.

Screengrabs del video de lapso de tiempo del Earth Vision Institute del retroceso del glaciar Columbia en Alaska, 2007-2014.

Para realizar su proyecto, Balog invirtió en varias cámaras Nikon DSLR, que personalizó para permitirles capturar imágenes durante un período de varios años. Las cámaras fueron instaladas en cajas de alta resistencia y soldadas a rocas. Pasados los años, Balog se descargó los archivos que habían estado registrando las cámaras, en su ordenador para editar dichas imágenes y convertirlas en vídeos, los cuales hacía visible la pérdida progresiva de hielo de los glaciares. Posteriormente, hizo un documental, ganador de un Emmy y fue nominado al Oscar Chasing Ice (2012).

Este papel y agencia de la manera de comunicar la fotografía exigen una nueva comprensión de ésta, más allá de sus marcos y percepciones humanistas tradicionales.

Por otro lado encontramos, 1 the Road, la primera novela escrita por una máquina.

1 the Road. Writer of writer. Ross Goodwin.

Esta novela, que se desarrolla a lo largo de tres días, está escrita por una máquina de inteligencia artificial. El autor de esta máquina es Ross Goodwin, un tecnólogo creativo y un experto en inteligencia artificial (IA).

Dicha novela está escrita a través del recorrido que hace un coche programado. Goodwin montó una cámara de vigilancia en el coche, que podía apuntar en cuatro direcciones y conectó un receptor GPS a una base de datos de ubicaciones. Dentro de éste, un micrófono grabó las conversaciones entre Goodwin y su equipo de filmación.

Creó la máquina y las reglas mediante las cuales opera: seleccionó las fuentes de información, incluidos casi 200 libros, que en conjunto, forman la matriz lingüística del texto;  desde la selección de palabras hasta la estructura de las oraciones.

Resulta muy interesante la variedad de resultados que nos puede proporcionar el hecho de utilizar a nuestro favor la inteligencia artificial, ya sea para crear o para dar soporte a cualquier práctica artística.

De alguna manera se está empezando a abrazar ésta manera de “hacer arte”, si se le puede llamar así, como por ejemplo, concediendo a la novela 1 the Road el Premio IDFA DocLab por contar historias.

Por último, y no menos importante, dejando de lado el mundo de la escritura, entramos en el de la ilustración con Aiste Stancikaite, una ilustradora lituana que interviene en sus propias piezas con herramientas digitales para dotarlas con un toque surrealista, dándole a su obra,  una lectura más intensa y trascendental. Stancikaite trabaja a menudo combinando dibujos a lápiz precisos con usos abstractos de medios digitales y tradicionales, para así crear imágenes con un enfoque en el detalle y en la textura.



El lápiz preciso de Aiste Stancikaite. Ilustración lituana, intervenciones digitales.

“En el mundo de la ilustración, la precisión a la hora de retratar no está vista unánimemente como una cualidad positiva en una pieza, por el contrario, es uno de los temas que genera más división y en ocasiones, hasta indignación en algunos sectores de la crítica”.

El lápiz preciso de Aiste Stancikaite. Ilustración lituana, intervenciones digitales.

Aunque el trabajo de Aiste Stancikaite no sea únicamente producido por una máquina o bien por la inteligencia artificial, sí que podemos apreciar cómo gracias a estas herramientas digitales, la variedad de resultados y acabados es extraordinaria.

Me gustaría finalizar haciendo hincapié en que siempre habrá prácticas artísticas que desafíen la autoría de quién o aquello que lo produzca.

Pero al considerar también arte a aquello producido por la inteligencia artificial, hace que nos deshagamos del daño que nuestro antropocentrismo ha sentenciado; abrazando de esta manera, diferentes formas de entender y de practicar el arte. Dando por válidas aquellas que salgan de los estándares preestablecidos.

BOMB. [en línea] [consultado: 6 abril 2019]. Disponible en internet:
https://bombmagazine.org/articles/ross-goodwins-1-the-road/

EXPERIMENTA. [en línea] [consultado: 7 abril 2019]. Disponible en internet:
https://www.experimenta.es/noticias/grafica-y-comunicacion/el-lapiz-preciso-de-aiste-stancikaite-ilustracion-lituana-intervenciones-digitales/

IDFADOCLAB. [en línea] [consultado: 6 abril 2019]. Disponible en internet: https://www.doclab.org/2018/1-the-road/

NON HUMAN PHOTOGRAPY. [en línea] [consultado: 6 abril 2019]. Disponible en internet: https://www.nonhuman.photography/introduction

AISTE STANCIKAITE. [en línea] [consultado: 6 abril 2019]. Disponible en internet: http://www.stancikaite.com/about

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s