La democratización del arte

Silvia Garcia

El objetivo de esta investigación es cuestionar, cómo las reglas de entender el arte han cambiado, al igual que la autoridad del artista y su concepción como genio como consecuencia de la aparición de la tecnología y las redes sociales.

Antes del s.XX, una obra de arte era considerada una extensión del propio artista, en el que él autor transformaba la materia a partir de su fuerza física. Por lo tanto se establecía un vínculo personal entre el autor y su obra. En cierta manera el arte estaba íntimamente relacionado con la artesanía. 

Se concebía la figura del artista como una persona capaz de ver más allá y plasmar sus pensamientos etéreos y convertirlos en una obra física a través de un trabajo artesanal.

A principios del s.XX y con la llegada de la revolución industrial cambio la forma de trabajar favoreciendo la producción en masa y perjudicando la artesanía. Era inevitable que la introducción de estos cambios llegase al arte.

Sobre la producción en masa del arte ya trabajó Andy Warhol explorando la posibilidad de concebir el arte como un bien de consumo más. La forma de producir de Andy Warhol se asemejaba a la fabricación en cadena introducida en la revolución industrial. Por eso mismo su estudio de arte se llamaba la factoría.

Boris Groys en su libro volverse público, Las transformaciones del arte en el àgora contemporanea, reflexiona sobre cómo a partir del s.XX el arte entra en una nueva era de producción en masa. El artista no solo tiene la posibilidad de crear su obra a partir de las máquinas sino que la apariencia de producción industrial es bienvenida, el autor se libera del trabajo físico.

El articulo Arte y diseño: el impacto de las nuevas tecnologías publicado por Jose Enrique Finol (investigador, docente y articulista en el campo de la cultura y la antropología) explora estos mismos aspectos. Hablando de “la muerte dela figura del artista tradicional y de su obra” desvinculando completamente al arte de la artesanía con la introducción de tecnología capaz de replicar exactamente igual una misma obra, perdiendose así la unicidad de  obra de arte. Esta unicidad es lo que hace que los museologos y conservadores extremen su protección y cuidado, ya que si se perdiesen se extinguirían para siempre.

Sobre este tema habla la exposición  »¡El capital se ha ido, nosotros somos el capital!« en Studio Lindhorst-Emme que plantea como el arte está desapareciendo a causa de su democratización.

Estos jóvenes que hicieron la exposición plasmaron, en carteles con aspecto propagandísticos,  objetos cotidianos acompañados de texto con una tipografía que se parecía a la escritura manual reivindicando lo que hace especial a cada obra, la unicidad. Los objetos escogidos son objetos utilizados para eliminar diferentes cosas (la goma, el mechero y la cuchilla de afeitar) queriendo reflejar la desaparición del arte tradicional.

En una línea parecida trabajan los artistas Margot Bowman y Sean Frank creadores de la galería de arte digital 15folds. Cada mes proponen un tema e invitan a 14 artistas más a crear GIFS relacionados con ese tema. Lo que pretenden con esta iniciativa es hablar de los espacios artísticos intentando unir tecnología, redes sociales y arte. En este caso se pretende, ya que las redes sociales han desvinculado fotografía y arte, llevar el arte a un nuevo medio en este caso el GIF. Ademas muchos de los temas propuestos hablan sobre arte y producción, (por ejemplo Andy Warhol).

Uno de los últimos avances tecnológicos que se está utilizando mucho en el arte es la aparición de la impresora 3D, en un principio creada para fabricación de piezas y objetos industriales. Sin embargo varios artistas han utilizado esta máquina para desarrollar sus proyectos artísticos. La impresora 3D aplicada al arte crea una nueva técnica que democratiza aun más el arte. Poniendo en duda, más si cabe, la relación del autor y su obra, ya que permite compartir el diseño por internet y crear copias exactas desde cualquier parte del mundo. 

La Exposición Espacio Fundación Telefónica Lima, IMPRIMIR EL MUNDO EN 3D Comisariada por los arquitectos y diseñadores españoles Carmen Baselga y Héctor Serran explora este medio.


La exposición plantea como la tecnología y la impresión tridimensional se introduce en en le mundo de la gastronomía, de la moda, de la arquitectura… La primera impresora digital se utilizó para la producción de prototipos pero desde la última década se utiliza para fabricar productos acabados. 

La exposición muestra cómo la tecnología se está democratizando ya que las impresoras son cada vez más asequibles y como le permiten al ciudadano la capacidad de fabricar cualquier cosa.

En esta exposición dos artistas alemanes , Nora Al-Baladri y Jan Nokolai Nelles, escanearon ilegalmente el busto de Nefertiti, expuesto en el museo Neues de Berlín con la intención de democratizar la cultura. El archivo puede ser descargado por cualquier persona e impreso por una impresora 3D. Creando así la posibilidad de tener una copia exacta de una obra que era única.

El arte es democratizado y accesible para todos, por lo tanto la figura del artista tradicional muere

  El MoMA, a la moda: ya luce su primer vestido impreso en 4D


El vestido creado por el estudio norteamericano Nervous System, generado por Kinematics (módulos articulados), a partir de una impresora 4D está expuesto en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

El sistema de diseño utiliza una técnica de adaptativa, que permite a cualquier usuario la capacidad de diseñar el patrón deseado a partir de una aplicación. Kinematics Cloth fabrica piezas de ropa adaptables a cualquier anatomía 

El ciudadano ya tiene la capacidad de fabricarse sus propias piezas de ropa sin necesidad de comprar en tiendas de moda por lo tanto los diseñares de moda también quedan excluidos en la nueva era digital.

La impresión 3D también ha llegado al arte gastronómico.

Elzelinde van Doleweerd licenciada en la universidad de tecnología de Eindhoven se ha asociado con una empresa de tencología para crear comida a partir de la impresora 3D a partir de alimentos sobrantes.


Esta técnica permite trabajar con materiales comestibles y también que cada plato sea idéntico entre sí. De esta forma incluso un arte tan manual como la cocina moderna, donde es tan importante la mano del cocinero, está cayendo en la reproducción de la impresión 3D

Esta tendencia de distanciamiento entre arte y artista y arte y artesanía que empezó con la revolución industrial se ha visto favorecida por este avance tecnológico. El rápido avance tecnológico fomenta cada vez más este alejamiento, esto crea un dilema respecto a quién pertenece el arte y hace replantearnos la figura del artista y desvincula cada vez más el arte del trabajo físico. 

¿Es el creador de la obra el auténtico propietario?¿Pierde valor una obra por ser reproducida? ¿Siguen teniendo unicidad?

Bibliografía

It’sNiceThat- Studio Lindhorst-Emme visualises the “disappearance of art” in an exhibition identity

Diariodesign-Fundación Telefónica analiza el impacto de la impresión 3D

Diariodesign-El MoMA, a la moda: ya luce su primer vestido impreso en 4D.

Dezeen-Elzelinde van Doleweerd creates 3D-printed snacks from food waste

15folds-https://www.instagram.com/15folds/

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s