INTERNET CON SÍNDROME DE DIÓGENES

Agatha Bellocchio Kernahan

Los principios de la fotografía han sido llenos de imágenes que explicaban como iba el mundo, la visión que el fotógrafo quería documentar. Más adelante se le quiso dar también un sentido más identificativo y creativo. 

Actualmente, las imágenes están situadas en un océano por internet, una excesiva cantidad de fotografías que es incomprensible prestar atención a solo una de ellas. No quiere decir que no queramos documentar con la fotografía y ser creativos; pero vamos a mirarlo desde la perspectiva de redes sociales, donde entramos en una fase autobiográfica siendo nosotros los protagonistas de la historia, queriendo compartir  nuestra esencia “única”, dentro de ese océano.

Uno de los ejemplos de red social que promueve la subida de imágenes es Instagram posee más de 200 millones de usuarios activos al mes y se suben por día unos 60 millones de imágenes. Pero desde tanta aglomeración de imágenes, ¿podemos acaso pararnos a mirar detenidamente cada una de ellas? 

“24 Hours in Photos” Erik Kessels

“La gente que consume fotografías, ya no las miran” – dice Erik Kessels

Erik Kessels, director de arte y coleccionista de fotografías, protagonizó un proyecto enfrentó este diluvio de contenido visual en 2011 con la exposición ahora icónica, “24 Hours in Photos”. Descargó todas las imágenes subidas a Flickr durante un período de 24 horas,  las imprimió y las arrojó a un espacio de museo, dejando la reflexión a la pregunta anterior.

Esta claro, que hay una sobreproducción de imágenes fotográficas. Internet nos crean una ilusión de pertenencia masiva con otros; y las imágenes es la documentación que se haga real y visible esa pertenencia. 

“Sunset Potraits from sunset pictures on Flickr”  Penelope Umbrico

Penelope Umbrico se fijo de esta sobreproducción pero desde el punto de vista más repetitivo, en su proyecto “Sunset Potraits from sunset pictures on Flickr” 

La artista es conocida por su apropiación de imágenes, en su proyecto nos muestra un collage, compuesto de mil 539 fotografías de puestas de sol formando una única imagen que consiguiera trasmitir el conjunto de cada una de ellas. Una manera de borrar la subjetividad del individuo formando parte de un colectivo. 

“Other People’s” Joachim Schmid

Otro artista que también utiliza esta comparativa desde Flickr es Joachim Schmid desde “Other People’s” desde un punto de vista más cómico organiza una serie de imágenes a forma de colecciones temáticas con los títulos como zapato, perros, cosas, accidentes, etc. La selección de temas no sigue un criterio establecido; refleja la practica multifacética y caótica de la fotografía moderna; formando una especie de enciclopedia de fotografía domestica moderna. En este proyecto se le da una nueva vida a estas fotografías domesticas, aumentando su valor y dejando que el espectador experimente una observación extendida que desde una pantalla no se la daríamos. 

En los dos proyectos podemos ver imágenes como un cuerpo compacto que evidencian la reiteración masiva de ciertos estereotipos gráficos. Anteriormente la fotografía estaba relacionada con la calidad de la documentación y el cómo de esa imagen, estaba enfocado desde un punto de vista visual. Ahora el punto de vista es social, en el cual rodea preguntas como qué lugar, con quién, qué has hecho, qué comiste, qué tocaste, qué viste, qué encontraste, qué descubriste, etc. A raíz de todo eso, se generan infinidad de imágenes explicativas, que participan en la creación y recreación de cada historia. 

“Googlegramas” Joan Foncuberta

En internet estamos rodeados de estereotipos gráficos y google es uno de los impulsores que da pie a esta confirmación de estereotipos. En el proyecto “Googlegramas” de Joan Foncuberta; una serie de composiciones creadas mediante un programa informático y formadas por miles de imágenes con las que quiere poner en cuestión la idea de que Internet sea memoria democrática y universal. Para realizar el Googlegrama se han buscado a través de Google 10.000 imágenes aplicando como criterio de búsqueda los nombres. El creador catalán, que además es docente, teórico, crítico, historiador de la fotografía y comisario, desde el mosaico plantea la entrada de una gran cantidad de información, esta no implica un mayor conocimiento sino que da más de la cuenta y no genera filtros; de forma que el usuario se pierde en un laberinto de datos, que finalmente se topa con el mismo camino de estereotipos visuales. Como una especie de coleccionista obsesivo, que siempre acaba encontrando las mismas piezas con la que solo se distinguen mínimamente.

“Les Antres” Ève Cardieux

Ève Cardieux en su obra “Les Antres” localiza a coleccionistas obsesionados con los más extravagantes objetos a los que retrata posando frente a una selección de sus tesoros. Esto es lo que nosotros hacemos por internet, plasmar las mismas imágenes mínimamente diferenciadas creando una colección inmensa y situarnos frente a ellas orgullosos de haberlas hecho. Pero, ¿qué pasaría si quisiéramos guardar esos pequeños tesoros?, ¿sería factible? 

“Echo” Daniel Canogar

Daniel Canogar con la obra de “Echo” un conjunto de obras que nos hablan de los flujos de datos que en la actualidad transitan en la red. Estos datos son traducidos en una pantallas LED moldeables que adoptan formas caprichosas, retorciéndose y poniendo al límite el concepto de material, abstractas generadas por algoritmos. Las animaciones reaccionan a información en tiempo real de distintos fenómenos que están ocurriendo por todo el mundo, incluyendo seísmos, incendios o contaminación atmosférica registrados por diversas páginas web. Las pantallas de “Echo” parecen derretirse, agotadas por nuestras ansias de representar el mundo. En su estado de descomposición, encuentran un nuevo rol como criaturas que ya no representan, sino sienten su ecosistema a través de internet. 

Así que, a la pregunta dicha anteriormente, no sería factible, tenemos tanta información que somos incapaces de percibir, ni siquiera sabemos que información queremos ver. Internet esta generando una especie de Síndrome de Diógenes, acumulando grandes cantidades de basura y desperdicios. Si viviéramos en Internet pensaríamos que este, esta enfermo. Todo esta colapsado y el valor de la fotografía se ha degradado. Al estar obsesionados en nuestra historia no tenemos tiempo de mirar lo que generan los demás y las imágenes se siguen acumulando y la “enfermedad” sigue creciendo, hasta el punto que ya no se distingue donde esta la original de la copia y todo llega a desaparecer hasta hundirse. Al querer que las imágenes originales regresen a flote las resucitamos publicándolas y subiéndolas a la red, de este modo las volvemos a ver otra vez formando una rueda infinita de imágenes que nunca acaban de girar. 

WEBGRAFIA

Daniel Canogar (con fecha modificada 2019) Recuperado de http://danielcanogar.com/es/obra/echo

El arte de reciclar imágenes (con fecha modificada 2013) Recuperado de https://elartedereciclarimagenes.wordpress.com/2013/11/06/joan-fontcuberta-googlegramas/

Ève Cadieux (con fecha modificada 2013) Recuperado de https://evecadieux.com/une-collection-de-collectionneurs/

Fotocolectania (con fecha modificada 2013) Recuperado de https://historia-arte.com/articulos/100-anos-dada

Kessels Kramer (con fecha modificada 2019) Recuperado de publishing http://www.kesselskramerpublishing.com

Penelope Umbrico (con fecha modificada 2019) Recuperado de http://www.penelopeumbrico.net

Youtube (con fecha modificada 2017) Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=d_PRSTdSbzc


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s